Hace 124 años se produjo la Revolución Liberal

La Revolución liberal de Ecuador fue un proceso de transformación política y económica dentro de la República del Ecuador que estalló el 5 de junio de 1895 en la ciudad de Guayaquil… Con el desconocimiento del gobierno nacional por parte de las autoridades locales, provocando un enfrentamiento bélico entre los liberales —en su mayoría provenientes del litoral— y los conservadores —cuyo bastión se ubicaba en las ciudades de la serranía—, iniciando así la guerra civil ecuatoriana, tras la cual posteriormente fueron derrocados los gobiernos sucesores al garcianismo, y se impusieron los gobiernos liberales.

Los liberales, auspiciados por la banca guayaquileña y los agroexportadores del litoral, fueron liderados por el general Eloy Alfaro, quien luego de ser proclamado Jefe Supremo del Guayas, inició una campaña militar que terminó con la rendición del gobierno nacional conservador presidido de forma interina por Vicente Lucio Salazar en Quito.

A pesar de que habían varios reportes de resistencia conservadora en el norte del país, Alfaro había tomado la jefatura suprema nacional y aplacado las revueltas, sin embargo, pronto empezó a aparecer distanciamiento dentro de los liberales que se dividían en las facciones radicales y moderadas.

En 1896, tras varios meses como Jefe Supremo, se convocó una asamblea constituyente en Guayaquil, sin embargo, en los días previos a la instalación de dicha convención ocurrió el denominado Gran Incendio que obligó a suspender las sesiones. Luego de reinstalada la asamblea en Quito, al año siguiente se aprobó la xi constitución, y se proclamó a Alfaro como Presidente de la República.

Alfaro ocupó la presidencia ecuatoriana desde el 17 de enero de 1897 hasta el 31 de agosto de 1901, período conocido como «el primer alfarismo», en la cual se priorizó la construcción del Ferrocarril Andino que debía servir de enlace entre las ciudades de Guayaquil y Quito, el progresivo aislamiento de la Iglesia católica con respecto al poder.

Durante este período, los liberales hicieron frente a la Restauración Católica. Tras los resultados de las elecciones de 1901, al «primer alfarismo» le sucedió el gobierno de Leónidas Plaza Gutiérrez de Caviedes, quien sobresalía como figura del Gran Partido Liberal y que estuvo en el bando alfarista desde antes de la revolución; sin embargo, paulatinamente se distanció de Alfaro, apartándolo de los más altos cargos políticos. Plaza generó nuevas alianzas ideológicas, aunque no suspendió la política liberal implementada por el alfarismo.

Al final de su período de gobierno, en 1905, Plaza apoyó la candidatura de Lizardo García, otro rival de la facción alfarista. García ganó las elecciones de 1905, sin embargo, su período de gobierno duró solo un año, al perpetarse un golpe de Estado en su contra.

En 1906, Eloy Alfaro dirigió varios levantamientos con el propósito de desconocer el gobierno de Lizardo García, e iniciando una campaña militar que concluyó con la proclamación de una nueva jefatura suprema de Alfaro. El «segundo alfarismo» inició convocando una nueva asamblea constituyente, que redactó la xii constitución, estableciendo a Eloy Alfaro como presidente y decretando definitivamente el laicismo con la separación Iglesia-Estado. Durante este período, se dio la célebre llegada del Ferrocarril Andino a Quito, concluyendo su ruta.

Sin embargo, nuevas alianzas entre detractores del alfarismo, lograron generar en la población una importante desconfianza e impopularidad de Alfaro. El «segundo alfarismo» concluye el 11 de agosto de 1911 con la renuncia de Alfaro a la presidencia. Tras la renuncia de Alfaro y su posterior exilio a Panamá, las elecciones de 1911 dieron como ganador a Emilio Estrada Carmona, quien falleció durante su mandato. Inmediatamente se instaura el «segundo placismo», y Alfaro planea dar un nuevo golpe de Estado; sin embargo, al llegar a Guayaquil es detenido, llevado hasta Quito y encarcelado por órdenes de Plaza.

Finalmente, el 28 de enero de 1912, una turba popular impulsada por el clero, conservadores y liberales placistas, invadió la cárcel en donde se encontraba Alfaro, familiares y coidearios; los lincharon y dispararon, mientras que Alfaro fue arrastrado por las calles de Quito y finalmente incinerado. Con la muerte de Alfaro, Plaza se afianzó en el poder, ganando las elecciones de 1912 y contando con el apoyo del sector bancario. Plaza, luego de su período de gobierno comprendido entre los años 1912 y 1916, tuvo control absoluto sobre los gobiernos de Alfredo Baquerizo Moreno, José Luis Tamayo y Gonzalo Córdova.

Finalmente, el ininterrumpido control liberal terminó el 9 de julio de 1925, con el estallido de la Revolución Juliana. La revolución es considerada uno de los episodios más importantes de la historia ecuatoriana, debido a su impacto en la política y en la sociedad. Entre los principales aspectos de esta revolución está la implantación del laicismo en el Ecuador, con lo cual la Iglesia y el Estado fueron formalmente separados.

Otras áreas donde hubo cambios significativos respecto al estado que imparten desde la Colonia, se enfocaron en permitir la libertad de culto, la confiscación de los bienes eclesiásticos, la abolición del catolicismo como religión estatal, la enseñanza laica y el divorcio.    

Resumen

El liberalismo es la expresión más real del poder popular y combativo, indígenas, montuvios, afroecuatorianos, cholos y mestizos lucharon en el campo y en la ciudad por la consecución de una verdadera democracia, libertad, equidad y justicia; integrados buscaron que sus derechos se fundamentan en la ley y no en el dogma y el oscurantismo religioso de la época.   El liberalismo se inicia en el Ecuador en el año 1895 bajo el liderazgo de Eloy Alfaro, quien rompió con la tradicional sociedad ecuatoriana al aprobar, entre otras medidas: Decretos favorables a la mujer Separación definitiva del Estado de la Iglesia.

Educación pública laica, gratuita y obligatoria Diversificación productiva. Decreto de manos muertas Supresión de conventos Supresión de monasterios Enseñanza laica y obligatoria Libertad de los indios Abolición del Concordato Secularización eclesiástica Expulsión del clero extranjero Ejército fuerte y bien remunerado Ferrocarril al Pacífico.

Relaciones diplomáticas con los países del orbe Crear conciencia al libre pensamiento y a la tolerancia Libertad, la igualdad y fraternidad El 5 de junio de 1895 se inició en Guayaquil, con el apoyo de las élites cacaoteras costeñas, la revolución comandada por Eloy Alfaro que inauguró el período liberal de la historia ecuatoriana (1895-1925). El liberalismo consolidó las endebles estructuras del Estado ecuatoriano, llevando a cabo una política tendente a la modernización del país.

Los primeros años estuvieron marcados por las diferencias entre sus principales dirigentes, Eloy Alfaro y Leónidas Plaza, que llevaron a la división interna entre alfaristas y placistas. El golpe militar de 1906 entregó el poder a Alfaro, quien estableció una nueva constitución de signo radical.   Bajo el liderazgo de Eloy Alfaro Delgado el 5 de junio de 1895, luego de varias batallas, se cambiaron modelos antiguos que no permitían el desarrollo de nuestro país y gracias a su visión de futuro se logró grandes avances sociales, económicos y políticos en el Ecuador: separación de la iglesia del estado, decretos favorables a las mujeres, obras de infraestructura y educación.

Fuente: Diario Opinión

0 Comments

    Leave a Comment

    Login

    Welcome! Login in to your account

    Remember meLost your password?

    Lost Password