Denuncias serán remitidas a la Asamblea Nacional Perjudicados por irregularidades en el Hospital del IESS anuncian movilización

Un grupo de perjudicados por casos de corrupción, mala práctica médica, acoso laboral y violación sexual en el Hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) Machala, revelaron que si en dos semanas las autoridades locales y nacionales no intervienen, organizarán un plantón y manifestación.

Loa afectados entregaron ocho denuncias a la asambleísta Andrea Yaguana Echeverría, quien aseguró que realizará el procedimiento respectivo.

La parlamentaria ratificó que hace una semana se reunieron con el presidente del Consejo Directivo del IESS, Paúl Granda, y esperarán una semana para obtener una respuesta. En caso de una negativa, remitirán la documentación al Legislativo para su posterior debate en el Pleno.

Los afectados y la asambleísta expresaron que su propósito es que el presidente del Consejo Directivo, Paúl Granda y el Presidente de la República, Lenín Moreno, realicen una intervención y reestructuración en el Hospital del IESS Machala, porque aseveran que existen otros casos de corrupción, nepotismo, mala atención, tráfico de influencias, malos procedimientos en la compra de equipos y medicamentos.

“Existen irregularidades en el área de emergencia, atención interna, externa, laboratorio, imagenología que emite resultados falsos, esta es una lucha para que se unan todos los orenses y mejore la atención en el hospital, que se garantice el derecho a una salud de calidad a los afiliados”.

Indira Flores, servidora pública del Hospital del IESS, reveló que además los médicos acomodan los horarios para posteriormente atender en sus consultorios privados, afirmó que hay más personal administrativo que médicos.

“Vamos llamar a las fuerzas vivas, organizaciones sociales, gremios, a una movilización porque a pesar de que hace dos semanas presentamos las denuncias, las autoridades no han actuado y tomado los correctivos necesarios, no se ha hecho una intervención”.

NEGLIGENCIA

Irma Cumbicos, de 37 años, relató que ha sido víctima de dos malas prácticas médicas en los hospitales del IESS de Machala y de Cuenca.

El primer caso ocurrió en el 2011. Irma estaba embarazada cuando le sobrevinieron unos dolores en el vientre, por lo que decidió ir a la casa de salud del seguro social.

Los doctores la atendieron e ingresaron, sin embargo, después de unas horas le dieron el alta, a pesar de que continuaba con malestar. Al siguiente día la ingresaron nuevamente y la sometieron a una ecografía, descubrieron que el feto no registraba signos vitales.

Los especialistas le realizaron un legrado en el útero. Al siguiente día, seguía con vómito y mareos y la derivaron al área de medicina general. Ante esta situación y al no tener una mejoría, decidió someterse a un nuevo examen en una clínica privada, al ver los resultados, detectaron que todavía estaba el feto en el vientre, lo que le había provocado una severa infección.

Irma decidió poner la denuncia en la Fiscalía, sin embargo, perdió el proceso porque los jueces consideraron que no tenían las suficientes pruebas.

El otro caso se dio hace dos años, fue víctima nuevamente de una mala práctica médica que la dejó con el 40 % de discapacidad, esta vez en el Hospital del IESS de Cuenca.

La afectada contó que registraba una dolencia en la pierna derecha, por lo que se dirigió al hospital del IESS Machala, donde asegura que solo le recetaban medicamentos para el dolor. Al no registrar recuperación, se sometió a una radiografía en un consultorio privado, donde le detectaron un quiste de tarlov, que son protuberancias llenas de líquido cefalorraquídeo en las raíces nerviosas, localizados principalmente en la zona sacra de la columna vertebral.

Irma intentó por dos semanas ser intervenida en Machala para extirpar el quiste, pero en la casa de salud, los médicos le respondieron que la máquina estaba dañada.

Cansada de tanto esperar, solicitó el pase a Cuenca. Después de la intervención, no podía caminar y sentía un intenso dolor en el recto. “Dañaron los nervios, no puedo hacer deposiciones correctamente, tengo que utilizar un enema”.

Hace dos años interpuso la denuncia pero no ha obtenido una respuesta favorable.

MALA ATENCIÓN

Jimmy Zambrano, de 37 años, tiene dos hernias en el disco L1 y L5. Desde hace un año, ha solicitado en incontables ocasiones una cita para fisiatría, porque padece un dolor intenso y no puede caminar con normalidad. “Siempre me dicen que no hay turno, sin embargo, conozco que el médico especialista tiene a pocas cuadras del hospital del IESS, un centro de rehabilitación física, donde atiende a los que no pueden sacar una cita”.

Los afectados coinciden que esperan que las autoridades nacionales del IESS, los asambleístas y el primer mandatario, investiguen los casos y se ejecute una depuración en el Hospital del IESS.

Fuente: Diario Correo

0 Comments

    Leave a Comment

    Login

    Welcome! Login in to your account

    Remember meLost your password?

    Lost Password