CORRUPCIÓN Y PREPOTENCIA TERMINARON CON LA ERA FALQUEZ

Y lo que muchos esperaban que pase, finalmente pasó, tanto fueron las denuncias de corrupción, de prepotencia, de abusos de poder, de negligencia, de enriquecimiento ilícito, de irrespeto a los derechos ciudadanos, etc., que de manera abrupta y al parecer definitiva, se terminó de un solo tajo con la administración social cristiana representada en su líder Carlos Falquez Batallas y su hijo Carlos Falquez Aguilar.

Lo que hoy se pueda decir, pensar o escribir, sobre la historia política de este apellido, quedará en este momento solamente en elucubraciones, porque la realidad al fin es que los otrora hombres más poderosos de la provincia, desde la semana pasada no se los ha visto por ninguna parte.
Del uno se dice que está recuperándose de su salud en una clínica en Guayaquil, y del otro, que ha salido del país rumbo a Miami y muy probablemente ni siquiera regresará para el cambio de Alcalde.
Analistas políticos creen que este es el fin de una dinastía política que venía manejando la provincia por 40 años, y apuntan a eso considerando que si uno de los dos hubiera ganado, el apellido seguiría vigente entre el pueblo, pero en este caso el mensaje es claro, no se trata de si es joven o viejo, se trata de que la gente se cansó de Falquez.
Esto también supondría el fin del partido Social Cristiano en la provincia, porque como es costumbre en este tipo de organizaciones políticas, los caudillos no se preocupan de formar nuevos líderes y por contrario, cuando ven que alguien les puede hacer sombra, se encargan de desterrarlo y desaparecerlo del escenario político.
En democracia es muy saludable lo que ha pasado; cuando el gobernante está mucho tiempo en el poder se acostumbra a mandar al pueblo, y éste a obedecerlo, rompiendo una regla de este sistema de gobierno que propende la igualdad entre gobernantes y gobernados.
La prepotencia de los Falquez cada vez era más evidente con la intolerancia que demostraban en su trato al comerciante informal, con el trato a los comerciantes formales que reclamaban celeridad en los trabajos de regeneración, con su comportamiento ante el pueblo al que en algunas veces botaron del despacho.
La corrupción también fue otro de sus puntos bajos; las denuncias de negociados con los parquímetros, las denuncias del pago por la recolección de basura, la no construcción de un Camal, el sobreprecio del terminal y de la Av. Ferroviaria, las denuncias de nuevos ricos en la ciudad, etc., fueron caldo de cultivo en las redes sociales que a diario se daban lija denunciando nuevos casos.
La incapacidad de dar solución a problemas de fondo, como la dotación de agua potable, el control de la contaminación ambiental, la construcción de una nueva planta de tratamiento de agua potable, la falta de asfaltado en los barrios suburbanos, la ninguna mejora en la prestación de los servicios administrativos del Municipio, la no implementación de un verdadero sistema computarizado para agilitar la tramitología, etc., dejó un sabor amargo en los machaleños lo que al final se reflejó en la votación.
Los machaleños han dado un claro mensaje a los gobernantes, y es que no permitirán que otra vez vengan improvisados a querer hacer de las suyas con los bienes de todos. El cambio de timonel que se ha dado es para buscar mejores servicios y obras, porque de lo contrario, se tomarán las medidas que sean necesarias y pertinentes para dar por terminados períodos que no nos lleven a nada.
El mensaje es claro, después no vayan a decir que no se les advirtió. Si cayeron los Falquez, cualquiera puede caer.(O)

0 Comments

    Leave a Comment

    Login

    Welcome! Login in to your account

    Remember meLost your password?

    Lost Password