¿Son políticas o económicas las multas entre Estados Unidos y la UE?

senoraLa escalada de sanciones multimillonarias a gigantes empresariales a ambos lados del Atlántico hace temer la irrupción de criterios políticos en lo que, supuestamente, son cuestiones técnicas relativas a competencia, fiscalidad o medio ambiente. Envolverse en la bandera culpando a la política siempre es un recurso para la defensa. Apple ya ha dado ese paso.

¿Por qué multan a Apple?
La Comisión Europea acusa al gigante tecnológico norteamericano de recibir ayudas de Estado en Irlanda a través de un trato fiscal favorable. Bruselas indica que, a cambio de centralizar en Dublín los ingresos de toda la UE, Apple redujo a menos del 1% el impuesto sobre beneficios, que asciende al 12,5%. Aunque abrió su primera fábrica en el país en 1980, la investigación se ciñe al período entre 2003 y 2014, en el la factura debería haber sido de 13.000 millones de euros.¿Qué responde la empresa?
En lo relativo a la acusación de recibir ayudas de Estado, Apple asegura que cumple la ley allí donde trabaja y que en el caso concreto de Irlanda pagó uno de cada 15 dólares en impuestos a empresas en 2014, alrededor de 400 millones de dólares, lejos del 0,005% que asegura Bruselas que pagó.
¿Dónde entra la política?
Además de desmentir los datos aportados por la comisaria Margrethe Vestager, la respuesta de Apple a la acusación de Bruselas ha sido contundente en distintos frentes. El consejero delegado de la empresa, Tim Cook, calificó la decisión ante los medios irlandeses como «mierda política», advirtió que Irlanda estaba «siendo señalada» en la UE y que Apple se ha convertido en un «objetivo» por, entre otras razones, sentimientos antiestadounidenses.
¿Qué consecuencias ha tenido?
Hasta ahora un cruce inédito de advertencias, amenazas y polémica entre Bruselas, Apple, Estados Unidos y Dublín acerca de la multa. Apple, que con 600.000 millones de dólares es la empresa más capitalizada del mundo, ha instigado al Gobierno irlandés a salir en su defensa, cosa que Dublín ha hecho. Por su parte, la Comisión Europea ha hecho saber a los miembros de la UE que su investigación sobre los 13.000 millones que la empresa debe devolver incluye referencias a cuánto dinero de ese importe correspondería a las arcas públicas de cada país miembro. En Estados Unidos, Apple también ha movido piezas. Los presidentes y jefes de Estado de los 28 miembros de la UE -entre ellos Mariano Rajoy- recibieron el pasado viernes una misiva firmada por las mayores compañías estadounidenses respaldando a Apple y advirtiendo que la imposición de la multa dañará las inversiones y el empleo generado por empresas norteamericanas en Europa.
¿Ha afectado a otras empresas?
Apple centra ahora el debate sobre las ventajas de los gigantes tecnológicos estadounidenses a la hora de competir no sólo por sus modelos de negocio sino por sus esquemas fiscales. Christian Kern, jefe del Gobierno austríaco, criticó que Amazon o Starbucks paguen menos impuestos en Viena que un puesto de salchichas.

¿Y en Estados Unidos?
Las sospechas sobre sentimientos contrarios a Estados Unidos en Europa y viceversa ya están asentados en el debate. El pasado viernes, tras conocerse los 14.000 millones de dólares propuestos por el departamento de Justicia contra Deutsche Bank por su implicación en el caso de las hipotecas basura, el Gobierno alemán pidió a Estados Unidos una propuesta justa basada en un trato equilibrado.
¿Es un problema exclusivo entre EEUU y Europa?
No. La ingeniería fiscal de las multinacionales es perseguida en todo el mundo. Ayer, Indonesia anunció que abrirá un expediente a Google para revisar su pago de impuestos en los últimos cinco años, que ha llegado a ser inferior al 0,1%, según informó Reuters. Google asegura que ha pagado todos sus impuestos.

Fuente: El MUndo

0 Comments

Leave a Comment

CAPTCHA *

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register