Niños con capacidades especiales reciben terapia acuática en Bastión Popular

Padres de 10 pequeños con parálisis cerebral y Síndrome de Down, de Guayaquil y Durán, participan en un proyecto financiado por la Fundación Teletón por la Vida, con apoyo de las instalaciones del centro polifuncional Zumar.

Jeremy, de ocho años, mete sus pies en el agua de una piscina. Mira hacia atrás para asegurarse de que su padre aún está ahí, mientras un instructor le indica que no hay por qué desconfiar, que está ahí para apoyarlo.

El pequeño se mete a la alberca y, en menos de 10 segundos, hunde su rostro en el líquido de destellos celestes.

Por un momento, el instructor se inquieta porque Jeremy demora casi medio minuto en sacar el rostro… Y eso, porque lo alzaron.

El niño es uno de los primeros 10 en participar en un programa acuático de la Fundación Teletón por la Vida dirigido a niños con capacidades especiales (parálisis cerebral y Síndrome de Down) que se inauguró ayer en las piscinas del centro polifuncional de Zumar, en Bastión Popular, norte de Guayaquil.

Para Juan Carlos Peralta, padre de Jeremy, no es raro que el pequeño se sienta con tanta libertad para bucear y chapotear. “Le encanta el agua, aprovechamos que hay una piscina en la urbanización donde vivimos para que se divierta”.

Jeremy nació con parálisis cerebral y su familia ha buscado, desde el inicio, los elementos necesarios para mantenerlo estimulado y sonriente. “Creemos también que es bueno que personas especializadas lo ayuden en estas terapias”, dijo Peralta. Los niños, de a poco, se metían a una de las dos albercas que hay en Zumar: una para niños y otra semiolímpica. Tanto pequeños como adultos veían con asombro cómo Jeremy se prefirió la más grande.

“Lo difícil será sacarlo”, admite Peralta con una sonrisa. En tanto que Gabriela Zambrano, de la ciudadela El Recreo (Durán), acudió con su familia integrada por su esposo y dos hijas: Emily, de 2 años y Patricia, de 10. Doña Gabriela fue a Zumar por Patricia, quien también tiene parálisis cerebral.

“Es algo que ningún padre espera pero toca adaptarse porque primero es la felicidad de nuestros hijos”. La pequeña Patricia permanecía colgada al cuello de su padre, nunca ha tenido contacto con una piscina tan grande como la de Zumar. Apenas si ha conocido esas albercas desmontables que se instalan al pie de las casas.

Sin presiones, afirma Zambrano, será la primera experiencia. “Cuido mucho de que se sienta a gusto así que tendremos que ser muy pacientes para que se meta a la piscina”.

Los niños aguardaban su turno para meterse a la pileta. Iban de a dos durante la primera media hora del programa.

Jairo Muñoz y su hija Emily eran dos de los que esperaban para participar. Muñoz calificó positivamente este tipo de iniciativas. “En realidad, no hay muchas y uno tiene que ingeniarse para estimular a los hijos. Espero que esto se mantenga”.

Por el momento hay cupos disponibles para que la ciudadanía lleve a los niños con capacidades especiales hasta las instalaciones de Zumar, previa inscripción en la Fundación Teletón por la Vida, aseguró Pascual del Cioppo, titular de la organización.

Explicó que a partir del oficio AG-2018-3032 suscrito por el alcalde Jaime Nebot, en enero de este año, la fundación financiará el proyecto en coordinación con la Dirección de Acción Social del Municipio. (I)

0 Comments

    Leave a Comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Login

    Welcome! Login in to your account

    Remember meLost your password?

    Lost Password