Mano dura por la seguridad nacional

Horas antes de que se hiciera público el anuncio de la muerte del equipo periodístico secuestrado en la frontera norte, diversos encuentros ya ponían en alerta sobre la inevitable noticia. Uno de ellos fue el que mantuvo la canciller María Fernanda Espinosa con Philippe Guinand, jefe de la delegación regional del comité internacional de Cruz Roja para EcuadorPerú y Bolivia.

En la reunión, en la que también participó la ministra de Justicia, Rosana Alvarado, se hizo público inicialmente que se pedía una intervención del organismo internacional para salvaguardar a las víctimas. La Cruz Roja dijo que estaría dispuesta a recuperar a los fallecidos.

Al momento no se conoce dónde se encuentran los cuerpos de los trabajadores de El Comercio, raptados en MatajeEsmeraldas.

Hasta el cierre de esta edición, luego de la confirmación del asesinato, solamente se conocía de un comunicado del Frente Oliver Sinisterra, en el que presuntamente se darían facilidades para el traslado de los cadáveres.

La Asamblea Nacional también tenía previsto reunirse para analizar lo dispuesto por el presidente Lenín Moreno, luego del anuncio de ayer.

Análisis: El terrorismo busca la desestabilización

Lo que se está haciendo en este momento, según Paco Moncayo, es hacerle juego a lo que quieren las bandas criminales. Para el general en servicio pasivo, el fin del terror es ese: que la sociedad pierda la confianza. “Es un tema complejo”, afirmó el también exalcalde de Quito.

Algo que se debe tomar en cuenta es la presión psicológica que llegan a ejercer estos grupos. “Lo que ellos hacen es para los medios, para que se les dé difusión posible”. Señaló que se debe analizar al terrorismo para no caer en su juego y mirar que Guacho no es más que un engranaje en esta trama criminal.

Opinión: Se tiene que invertir en la seguridad nacional

“El Gobierno debe tener una política de Estado ante estos casos. Tiene que poner mano dura”, consideró Wagner Bravo, exjefe del Comando Operacional N° 1 Norte del Ejército.

A su modo de ver, las Fuerzas Armadas deben tener servicios de inteligencia para sus labores. Pero estos sistemas fueron dañados de tal forma, que no se conoce lo que sucede -en este caso- lo que ocurre en el otro lado.

“El mantener la seguridad del Estado es una inversión y no un gasto”, comentó. Además, se debe hacer una petición de cooperación con otro país para combatir el narcotráfico.

Derechos Humanos: Quieren empujar a Guacho a Ecuador

Luis Ángel Saavedra, de la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (Inredh), se pronunció antes de los anuncios oficiales del Gobierno. Hizo un análisis rápido sobre la frontera norte, explicando que lo ocurrido actualmente es una confrontación asimétrica.

Saavedra dijo que en esta situación, el enemigo se encuentra mimetizado, es decir, oculto en el sitio donde se desenvuelve. “Si se va a arremeter con todo, nos hace preguntarse ¿contra quién?”, acotó.

Esto luego de que Lenín Moreno, presidente del Ecuador, diera un ultimátum a los secuestradores para que dieran una prueba de vida de los ecuatorianos raptados.

“Pedimos al Gobierno de Colombia, que no ha sido nuestro amigo, que se abstenga de hacer operativos militares por más rutinarios que sean”, insistió Saavedra en los exteriores del ECU-911. A su modo de ver, las intervenciones militares que realizan los colombianos, desde su lado, son para empujar a Guacho (Walter Arizala) a territorio ecuatoriano. Según Saavedra, la idea de hacer eso es para que el Ecuador se haga cargo del problema que él representa.

F. Extra

0 Comments

    Leave a Comment

    Login

    Welcome! Login in to your account

    Remember meLost your password?

    Lost Password