La salida de Julian Assange solucionó un problema heredado

Luego de que Ecuador retiró el asilo político al australiano, diferentes sectores plantean alternativas para recuperar los $ 6,2 millones que gastó el Estado en la manutención del hacker.

Una vez que el fundador del portal de filtraciones WikiLeaks, Julian Assange, salió de la embajada de Ecuador en Londres, el Gobierno reiteró que el país actuó conforme al derecho internacional y el cumplimiento de las convenciones que rigen la figura del asilo político.   En este sentido, no existe afectación a este principio que garantiza la protección de personas cuyas vidas pueden estar en peligro por razones políticas o ideológicas. Pero ¿cómo funciona esta institución reconocida por el derecho internacional? La agencia de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) señala que según la ley reguladora del derecho al asilo, pueden pedir asilo en otro país aquellas personas que están en condición de refugiados. La Convención de Ginebra de 1951 reconoce como refugiado a: “Toda persona que, debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, opiniones políticas, pertenencia a determinado grupo social, de género u orientación sexual, se encuentra fuera del país de su nacionalidad y no puede o, a causa de dichos temores, no quiere acogerse a la protección de tal país”. Además el asilo no se concede hasta que la petición se resuelva positivamente.

Fuente: El Telégrafo

 

0 Comments

    Leave a Comment

    Login

    Welcome! Login in to your account

    Remember meLost your password?

    Lost Password