“Guacho” amenazó a civiles 5 días antes del primer secuestro

La Policía ecuatoriana seguía la pista de alias “Guacho” desde noviembre de 2017. Entonces se lo vinculó con un atentado a una patrulla del Grupo Especial Móvil Antinarcóticos (GEMA), en el norte de Esmeraldas.

Desde entonces escuchaban sus llamadas telefónicas y grabaron sus conversaciones. Así por ejemplo pudieron evitar un asesinato, pero no lograron frenar los atentados que ejecutó desde enero, cuando colocó un coche bomba en el destacamento policial de San Lorenzo. Incluso, un mayor de la Policía que trabajaba en el cantón esmeraldeño, mantuvo varias conversaciones a través de WhatsApp con “Guacho” y con otro hombre de su narcoguerrilla que se identificó como Andrés Sinisterra.

Las charlas se iniciaron en febrero y en ellas “Guacho” y su hombre amenazaron a miembros de la fuerza pública, autoridades y civiles. Por ejemplo, el 8 de marzo del teléfono de Andrés Sinisterra se lanzó el ataque contra el actual alcalde de San Lorenzo, Gustavo Samaniego, y contra soldados y policías.

Ese mensaje decía: “Ustedes no quisieron llevar un diálogo con mi patrón. Él le manda a decir que de hoy en adelante la sigue pareja e igual que Colombia, ustedes lo han querido así, y avísele a ese hp alcalde de San Lorenzo que esos 20.000 dólares que ofreció por el viejo, él lo mandó a duplicar para la cabeza del alcalde vivo o muerto que van a traer a ese hp por meterse en problemas que no son de ellos e igual ustedes como policías y soldados de Ecuador se metieron a intervenir a una guerra que no es de ustedes y para que vea tenemos gente en su país y ya no hay tregua”.

El alcalde Samaniego no quiso hablar sobre las amenazas públicamente, pero su seguridad personal y la de las instalaciones del Cabildo se reforzaron desde de que se iniciaron los ataques de “Guacho”.

El mayor de Policía comunicó, por escrito, este y todos los diálogos a sus superiores. Esos chats son indagados por la Fiscalía General del Estado en el proceso por la detonación en el cuartel policial y en otros expedientes. Lo mismo sucede con dos coroneles que mantuvieron contacto con “Guacho”, incluso durante el secuestro del equipo periodístico de diario El Comercio, ocurrido en Mataje el 26 de marzo pasado y posteriormente asesinado.

El intercambio de mensajes

Cinco días antes del secuestro, una persona que se identificaba como “Guacho” lanzaba sus advertencias, mientras el policía trataba de persuadirlo de no hacerlo. Policía: “Hola ‘Guacho’. Buenas tardes. Mira, estábamos en un compromiso y el trato era de que no cometas daños a la población ecuatoriana”. Guacho: “Así listo, pero hagan lo que estamos diciéndole o mañana le pongo una en Quito, dígame no más, sigan con los enlaces con Colombia y como te dije maltrataron a mi familia a eso de las 2 am y por eso tiene que pagar” (texto fue editado para aclarar la lectura). Policía:

“Estamos queriendo solucionar ‘Guacho’, pero tú el día de hoy en la madrugada pusiste otra bomba. Guacho: “Pues mañana es tarde mijo porque si esta noche te pueden estar volteando un carro cargado de militares. Dígame para detener las órdenes, hable pues”. Policía: “Como te dije ‘Guacho’, el delegado ya estaba para reunirse con ustedes, con lo que pasó se dio vuelta atrás. Y ahora desde la mañana estamos trabajando en la búsqueda de alguien que nos quiera ayudar”. Guacho: “Pues por qué no lo mandan, digan por qué es la mamadera de gallo. Si cierro mi teléfono no vas a decir que soy malo.

Te recuerdo que se metieron en la casa de mi mamá y maltrataron a mi familia, tienen que pagar por ese daño mijo, hablen pues”. Policía: “Estamos a tiempo de hablar, negociar y llegar a acuerdos lógicos”. Guacho: “Con eso no me convencen, manden su delegado mañana o cierro mi teléfono y van a haber muertos civiles, eviten eso mijo”. El comandante de Policía, Ramiro Mantilla, dijo que hay una indagación interna sobre estas comunicaciones y que quienes trabajaron en frontera serán evaluados. (I).

Subsecretario de Defensa de EE.UU. visita Ecuador

El subsecretario adjunto de Defensa de Estados Unidos, Sergio de la Peña, llegó a Ecuador para una visita de dos días. En su agenda está prevista una reunión con el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín. La cita se enmarcará dentro del esfuerzo por ampliar las relaciones bilaterales y la cooperación en materia de seguridad entre ambos países.

De la Peña es responsable de la seguridad, defensa y política de los Estados Unidos en los hemisferios Sur y Norte, así como también de supervisar los fondos para programas de cooperación en materia de defensa para el Comando Norte y el Comando Sur de los Estados Unidos. De la Peña asumió su actual cargo en 2017.

Es un coronel retirado del Ejército de los Estados Unidos. Estuvo en servicio por 30 años como oficial de Defensa Aérea y ocupó otros cargos y posiciones de liderazgo. Esta visita ocurre luego de que en marzo pasado llegó a Ecuador el teniente general Joseph P. DiSalvo, subcomandante militar; y la embajadora Liliana Ayalde, asesora de política exterior del Comando Sur de los Estados Unidos, para reunirse con autoridades de defensa tanto civiles como militares. (I)

F. El Telégrafo.

0 Comments

    Leave a Comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Login

    Welcome! Login in to your account

    Remember meLost your password?

    Lost Password