Estatuas vivientes llevan mensajes contra las drogas

La presencia de cuatro ángeles mensajeros revolucionó el fin de semana el sector del mercado central, ubicado en las calles Seis de Marzo entre 10 de Agosto y Clemente Ballén, centro de Guayaquil, donde pululan consumidores y expendedores de droga. Israel Peralta, ataviado con una larga túnica, de color gris, maquillado de plateado su rostro y brazos, con unas alas blancas, sostenía un letrero con la leyenda: “Ecuador libre de drogas por medio de Cristo”. Otra de las estatuas vivientes mostraba el mensaje: “Hachero, tu única solución es Jesucristo”.

También un tercer cartel decía: “Vendedor de drogas, Basta Ya. Atte. Cristo”. Y el cuarto mensaje estaba dirigido al primer mandatario: “Presidente de Ecuador atienda a la juventud”. Las estatuas vivientes atrajeron la mirada de los ciudadanos que pasaban por el sector y, sobre todo, de los vendedores informales que comentaban sobre el consumo de drogas en el sector. Incluso unos se animaban a revelar los sitios del centro de la ciudad donde expenden sustancias prohibidas. “En Clemente Ballén y Pío Montúfar hay una mujer que vende todo el día droga”, dijo José. Sin embargo, a otros como Adrián Pilay, le molestaba la palabra “hachero”, porque la consideraba ofensiva; para él estaría bien que se ponga “drogadictos”.

No obstante, la campaña y los demás mensajes los considera positivos, porque en ese sector hay muchos chicos que consumen droga. Y estaba en lo cierto. A Israel, estatua viviente, se acercó Mauro, vendedor informal de chocolates. Él reveló que estuvo en una clínica de rehabilitación del Estado siete meses y aparentemente se curó de su adicción, pero ha vuelto a caer y consume “H”. “El cuerpo me pide consumir esa droga”.

Luis, vendedor de agua, también se unió a Mauro para mencionar que él estuvo en una clínica de rehabilitación privada, donde su familia pagaba $ 750, pero no sirvió de mucho porque sigue con el consumo. “Y la verdad es que soy hachero y vivo en la calle”. Igualmente, Luis Alberto, otro vendedor de agua, confesó que tiene siete años con la “H”, y por esta droga perdió a sus tres hijos y su esposa. “Yo intente salir, pero la mala junta no me dejó”.

Aníbal Rosero, quien escuchó atentamente a los jóvenes adictos, comentó que es verdad que la mala junta daña a los chicos y que se necesitan centros de rehabilitación públicos para consumidores en la ciudad, así como fomentar la actividad deportiva para que se mantengan ocupados, y que el Gobierno ponga más énfasis en este tema. Según las última encuesta sobre uso y consumo de drogas, en Guayaquil, el 4,89% consume la “H” o heroína.

Iniciativa extranjera

Este tipo de campañas la inició el colectivo social Los Ángeles Mensajeros, que nació en 2011 en Ciudad Juárez, México, y de ahí ha recorrido 10 países llevando mensajes en contra del crimen organizado y el narcotráfico. El coordinador del colectivo social, Carlos Mayorga, un periodista con 17 años de trabajo en la radio y televisión mexicana, junto con Eduardo, llegó a Ecuador hace siete días. Con la ayuda de los jóvenes voluntarios de tres iglesias evangélicas cristianas cumplió su misión de llevar los mensajes antidrogas de una manera original y diferente en tres sectores de Guayaquil: Av. Quito y Piedrahita, Seis de Marzo y 10 de Agosto, y Pichincha y Colón.

Explicó que el mensaje tiene la intención de que los jóvenes sean partícipes en la solución de problemas relacionados con el crimen organizado y consumo de drogas. “Los jóvenes se visten como estatuas vivientes y llevan letreros que van directo a la conciencia y el corazón de personas que hacen daño a la juventud por medio del consumo de drogas”. La campaña ya pasó por 10 países y la meta son visitar 15. (I)

F. EL Telégrafo.

0 Comments

    Leave a Comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Login

    Welcome! Login in to your account

    Remember meLost your password?

    Lost Password