En el norte las huellas del sismo siguen vigentes

Quien llega a Manabí por el norte queda visiblemente sorprendido. En Pedernales, donde fue el epicentro del terremoto del 16 de abril de 2016, las huellas del sismo aún son visibles por doquier. Los pocos edificios que han quedado en pie sobre el malecón de la ciudad, otrora zona turística de hospedaje, yacen sin paredes, sus propietarios, en un afán de mantener sus inversiones, optaron por salvarlos de la demolición.

El adulto mayor Eduardo Rodríguez (84 años) camina por las calles del centro de la ciudad en busca de que alguien lo contrate para cargar bultos, debe recaudar al mes $ 40 para pagar el alquiler de una habitación en el asentamiento poblacional María Luisa; él no ha sido beneficiado con una casa.

Cuenta que si Pedernales tiene 70.000 habitantes, los mosquitos los superan con creces. Hay por millones en todos los lugares. Los trabajos de la reconstrucción posterremoto dominan toda la cabecera cantonal. El polvo, las maquinarias pesadas, los materiales, como cemento y arena, yacen por doquier.

Todo forma parte del proyecto de construcción del sistema de agua potable y el soterramiento de cables eléctricos y de telefonía. Según el alcalde Gabriel Alcívar, la inversión del Comité de Reconstrucción (CR) llega a los $ 209 millones.

Se han construido un centro comercial, redes de agua potable y 764 unidades habitacionales. Los residentes que aún viven en la zona, como es el caso del comerciante Johnny Vélez, dicen que los mayores beneficiarios de casas y ayudas de todo tipo fueron quienes eran arrendatarios.

“Hasta hay extranjeros que accedieron a las unidades habitacionales y muchos no fuimos tomados en cuenta”. Vélez realizó préstamos a familiares y amigos para levantar una nueva construcción aledaña al centro para poder seguir, caso contrario -dice- estaba destinado a morir, pero por el abandono.

El secretario del CR, José Herrera, comentó que para Manabí se han destinado aproximadamente $ 2.000 millones. De ellos, $1.500 millones se han ejecutado y otros $ 400 millones están proyectados. Destacó que en Pedernales se trabaja en los ejes de salud, obras básicas y turismo.

En Bahía de Caráquez hay una inversión de $ 140 millones. Ahí dijo que coordinan acciones con el colectivo Juntos por Bahía. “Ellos saben al detalle lo que estamos haciendo en la zona, estamos focalizados en lo que será la construcción del nuevo hospital Miguel H. Alcívar”.

El jefe del departamento de Obras Públicas del Municipio de Sucre, Xavier Talledo, señaló que en vialidad se está culminado la construcción del ingreso a Bahía por un monto de $ 25 millones. También se ejecuta el plan de redes de agua potable para las zonas de Bahía y Leonidas Plaza por un monto de $ 3,5 millones, las lagunas de oxidación por $ 3.

El hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) fue reconstruido por un monto de $ 14 y se proyecta el nuevo hospital por $ 43 millones, en este sentido dijo que ya está listo el terreno. En Jama se trabajó en la construcción de viviendas, reactivación productiva, educación, vialidad y saneamiento ambiental con recursos de ley de solidaridad.

 

0 Comments

    Leave a Comment

    Login

    Welcome! Login in to your account

    Remember meLost your password?

    Lost Password