ASSANGE, MÁS CERCA DE LA EXTRADICIÓN A ESTADOS UNIDOS

Julian Assange llevaba años diciendo que Estados Unidos quería extraditarlo. Que había una causa secreta en marcha contra él por revelar los secretos de la diplomacia y el espionaje estadounidenses. Que tras Chelsea Manning, la analista de inteligencia que le proporcionó la documentación con la que inició una serie de filtraciones que pasarán a la historia, el objetivo era derribarle a él.

Por eso se mantenía refugiado en condiciones físicas precarias, tras casi siete años sin apenas ver la luz, en una embajada en la que, cada día más, era no deseado. Sus peores temores se confirmaron este jueves.

La aventura del filtrador por antonomasia entra en una fase que no le augura grandes alegrías.

Con larga barba blanca, desmejorado, transportado como un cordero, gritando. La imagen que el mundo recibió este jueves del controvertido editor, a sus 47 años, poco tiene que ver con la de aquel activista carismático y glamuroso que en el año 2010 desafiaba a la gran superpotencia desde la portada de la revista Time, que lo elegía como hombre del año.

Creó WikiLeaks en el año 2006 con la intención de utilizar las potencialidades que ofrece la tecnología y la Red para denunciar y exponer las conductas de los corruptos. Su éxito consistió en, con su notable pasado de hacker, construir una plataforma en la que los denunciantes pudieran filtrar documentos de manera anónima sin que se les pudiera seguir el rastro. La emisión en abril de 2010 de una filmación en la que se veía a un helicóptero Apache estadounidense disparando a un grupo de civiles situó a su web en el radar informativo. Y la publicación de Los Papeles de Irak, Los Papeles de Afganistán y Los Papeles del Departamento de Estado (o Cablegate), a lo largo de ese año, convirtieron a WikiLeaks en la marca global del nuevo periodismo de denuncia con ADN digital.

Tras perder su pulso con la justicia británica, que aprobó su extradición a Suecia por cuatro acusaciones de delitos sexuales y violación, optó por refugiarse en la Embajada de Ecuador en junio de 2012 para escapar a un procedimiento mediante el cual, decía, lo que en realidad querían era enviarlo a Estados Unidos para juzgarlo por exponer material clasificado. Desde este jueves, esa posibilidad está un poco más cerca.

0 Comments

    Leave a Comment

    Login

    Welcome! Login in to your account

    Remember meLost your password?

    Lost Password