Los prófugos como los “electores”

No solo que parten de un moralismo sin ética, sino que asumen su rol desde una opción política definida: que gane el binomio Lasso-Páez como sea. Así actúan los ‘periodistas’ militantes que ahora hacen de su oficio la plataforma para recuperar el poder político para el Súper Ministro de Jamil Mahuad, quien retribuiría su tarea con la vigencia de las “plenas libertades” para que esos periodistas hagan lo que les venga en gana. Carlos Vera es uno de esos: confiesa haber trabajado en la campaña de los socialcristianos. ¿Y ahora que perdió las elecciones vuelve al “oficio”, sin miedo, sin concesiones y sin condiciones? Lo hace con un supuesto sano propósito que no ha tenido para los actores políticos de la derecha y para (tamaña desvergüenza) “revelar” la corrupción del actual gobierno de la mano de los corruptos, prófugos de la justicia. Ya lo intentaron en su momento otros y otras periodistas. Pero más pudo la sensatez (no precisamente política) para evitar que otro prófugo nos engañara con su supuesta moral. Claro, como esos medios no soportaron el peso de la ignominia propia se han hecho eco de canales “irregulares” de comunicación y siguen haciendo sus notas a partir de esos mensajes de ‘Capaya’ con su ridícula pose de sacerdote de la verdad y la transparencia, de la honestidad y de la pulcritud de sus procedimientos. A vísperas del arranque oficial de la segunda vuelta electoral, ahora el santo de la honestidad es Pedro Delgado. Lo santifican medios como El Universo, los portales digitales La República (fondeado por el aparato financiero de Lasso) y Ecuadorenvivo (de los socialcristianos, como el mismo Vera lo confiesa). Delgado huyó del Ecuador hace más de cuatro años y es ahora, vísperas de la campaña de segunda vuelta, la estrella de esos periodistas y medios. Y Delgado también es “oportuno” para decir sus verdades después de cuatro años. Esa “ética” solo prueba la moral de los verdaderos corruptos del Ecuador. Y con todo y eso, Delgado ha puesto varias verdades que acá se convirtieron en caballo de batalla de la oposición. Solo queda esperar que se rectifiquen todas esas falsedades. (O)

Fuente:El Telégrafo

 

0 Comments

Leave a Comment

CAPTCHA *

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password