Rosa María Loaiza: “LOS SECTORES PRODUCTIVOS ESTÁN ABANDONADOS…”

Han pasado diez años desde que Rosa María Loaiza fue electa como diputada de la provincia de El Oro y luego cesada en sus funciones para dar paso a la Asamblea Nacional Constituyente instaurada por el correato la misma que derivó en una época oscura y corrupta que afectó a todo el territorio nacional.

Desde entonces ella se refugió en su hogar y se dedicó por entero a su actividad empresarial, lo que de ninguna manera hizo que pierda contacto con quienes compartió gratos momentos en las campañas y luego en la consecución de su triunfo electoral, mi pueblo, como ella cariñosamente los identifica, siempre estuvo en su corazón y pensamiento.

De ahí que luego de haber visto los toros desde lejos, pero sobre todo, de haber sufrido en carne propia lo que sufren el común de los ecuatorianos, decide hacer a un lado el letargo en que se había sumido, para salir nuevamente a las calles a enfrentar los problemas de todos en las plazas y calles, alzando su voz de protesta por las cosas que considera, y de hecho, están mal.

“Como madre me duele y angustia el sufrimiento de esas 20.000 madres de familia cuyos hijos no pudieron acceder a un cupo universitario, y hoy se encuentran en las calles, la mayoría sin trabajo y sin un futuro prometedor; como madre, sufro por el futuro de mis  hijos al ver que los sectores productivos de la provincia se encuentran abandonados y no garantizan un trabajo estable para nadie. Parece que se les acabó el amor hacia nuestra provincia a nuestros representantes que no han hecho nada, absolutamente nada en estos últimos diez años y los dos posteriores. Por eso es que vemos con rabia e indignación como en otras provincias del país se hicieron megas carreteras – por así debe ser – pero la vía El Oro – Guayas o El Oro – Azuay, siguen siendo de dos carriles lo que las convierte en las más peligrosas del país…” dice.

Conforme se compenetra con los problemas sociales que nos afectan a los orenses, su rostro pasa de sonriente a adusto, y su voz adquiere un tono enérgico que denota que la adrenalina en su cuerpo va en aumento.

Rechaza el discurso mediático de quienes hoy ostentan algún tipo de representación popular porque en la práctica han hecho todo lo contrario, muchas veces escudándose en que eso o aquello no es de su “competencia”; “cualquiera que dice amar a su provincia no puede estar limitado por sus competencias, a la hora de servir a la comunidad, se deben hacer las gestiones que sean necesarias ante la autoridad que sea, en el afán de que sean atendidas las necesidades de la comunidad, y el que diga que no lo puede hacer, que renuncie y se vaya a su casa” fustiga.

De la misma manera cuestiona el errado manejo de los sectores productivos que no han sido insertados al desarrollo de la provincia, como ejemplo habla de los constructores, que han hecho inversiones millonarias para mejorar sus equipos, maquinaria y personal, pero que sin embargo no logran ser tomados en cuenta en los grandes contratos que manejan las instituciones del Estado, por lo que se ven obligados a salir de su provincia en busca de trabajo. “Y lo mismo ocurre en el campo personal, vea yo tengo 50 años y ya no hay trabajo para mí y para los jóvenes tampoco hay porque no tienen experiencia laboral, eso es lo que estamos viviendo todos los días, cuando lo ideal sería que la Universidad llegue a acuerdos con los sectores productivos, sean estos mineros, camaroneros, cacaoteros, bananeros, etc., así como también en el sector público, y se inicien una suerte de pasantías pre profesionales que les permitan a los jóvenes profesionales adquirir experiencia para lanzarse luego al mundo laboral, pero nada de eso se hace de manera seria y eficaz” sostiene.

Como empresaria siente el acoso de instituciones públicas como las de medio ambiente, que en lugar de apoyarlos en proyectos serios de cuidado ambiental, andan atrás de los errores o de incluso sembrarles irregularidades en sus propiedades con el fin de caerles con la multas o persecuciones judiciales. “¿Por qué esas mismas autoridades no hacen nada con los municipios que arrojan los desechos a los esteros abiertos como en el caso de Machala? A nosotros nos obligan a clasificar la basura y está bien, pero a la hora que llega el recolector la recogen de manera indiscriminada y la mezclan toda, de qué ha valido entonces el esfuerzo que hace el empresario privado?” son preguntas que se hace Rosa María.

Nuestra entrevistada deja en claro que tiene intenciones de volver a la arena política electoral, por eso su discurso, bien trazado y estructurado, apunta a abrir los diálogos – como ya lo ha hecho – con los diferentes sector productivos que a su criterio no pueden estar separados del sector público como ha venido ocurriendo hasta ahora y que es lo que ha perjudicado de manera incomprensible el desarrollo de la provincia de El Oro. Por lo que vemos, tendremos Rosa María para largo porque su carácter decidido y arrollador, la lleva siempre a conquistar las metas que se ha trazado, creemos que con el retorno a la arena política patèa el tablero electoral de esta provincia y será más de un dolor de cabeza para los viejos políticos corruptos que ya se sentían ganadores creyendo que no existen hombres y mujeres valientes que buscan el bienestar de los ciudadanos lejos de sus interés personales. Más próximas ediciones(I)

0 Comments

    Leave a Comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Login

    Welcome! Login in to your account

    Remember meLost your password?

    Lost Password