Jambelí, una experiencia inolvidable

Jambelí está considerado como el primer balneario de playa de esta provincia. Sin embargo, hay muchos factores que han contribuido a que esté perdiendo su sitial. Con todo respeto, voy a presentar un breve análisis de la situación actual del balneario.

Para comenzar, es imperativo mencionar que desde la construcción de los muros de escolleras, el frente del balneario, incluyendo varias casas particulares y diversos establecimientos han sido arrasados o sufrido graves daños y hasta la pérdida parcial de sus instalaciones. De acuerdo a opiniones de ingenieros expertos en la materia, esos muros no fueron construidos con criterio técnico profesional ni con el material adecuado. En cualquier caso, las consecuencias de esa obra son desastrozas. Cada aguaje grande, es sinónimo de destrucción y perjuicio para Jambelí y sus habitantes. Cada aguaje acorta el espacio de playa que otrora servía para sentarse y disfrutar bajo un parasol o de juegos playeros. Cada aguaje disminuye la cantidad de visitantes que durante el año 2014 fueron alrededor de ciento cincuenta mil personas.

Esa construcción nunca fue entregada oficialmente y a satisfacción de quienes debían ser sus beneficiarios. Las maquinas simplemente se fueron y no volvieron. Conocemos que el material que se usó en la construcción, no es el que se aprobó en el proyecto. La prueba es que en menos de un mes de haberse retirado la maquinaria, la parte central del muro diagonal, ubicado en el extremo norte, se desplomó como si fueran naipes, por efecto de las olas. En septiembre del 2015 fui parte de una delegación (que también la integraba el alcalde Clemente Bravo Riofrío, entre otras personas) que nos reunimos con la ex Secretaria María del Pilar Cornejo. La finalidad de esa reunión era exponerle y demostrarle las fallas de ese muro y los efectos que había causado hasta esa fecha. Además solicitarle (como responsable que era la SGR y por ser ella la titular), su urgente intervención para tomar las medidas necesarias e inmediatas, a fin de corregir las fallas y evitar más daños. Cabe mencionar que en dicha reunión estuvo presente el ex Secretario de la Administración, Vinicio Alvarado, quien abrió la reunión recalcándole (a la ex secretaria Cornejo), que el ex presidente Correa le solicitaba expresamente, atender nuestro pedido. Fue sorprendente la poca atencíon y predisposición que tuvo (ella) para interesarse por ayudarnos. Por último nos dijo, textualmente: ustedes tienen la culpa de haber perdido sus casas y construcciones, por haber construido al filo del mar. Es increíble que no haya ninguna autoridad que responda por lo que está pasando en el balneario. Nadie se hace responsable por los daños ni por tratar de darle una solución al grave problema, que hoy afecta al balneario, pero si no se procede con correctivos urgentes, la barrera natural que proteje Puerto Bolívar y Machala, puede desaparecer, dejándonos expuestos a graves inundaciones y pérdidas materiales y hasta vidas humanas. Jambelí necesita estar protegido por regulaciones especiales, considerando su categoría de ícono turístico.

Hace poco mas de un mes, el alcalde Bravo publicó en redes sociales la visita del ministro de turismo, pero nos gustaría saber si fue una visita personal con trasfondo político o si realmente por asuntos que beneficien a la colectividad. Nos gustaría saber ¿Cuál es la razón por la que no vino a Jambelí y fue a Santa Clara? La isla Santa Cara es un santuario de vida silvestre y como tal, el ingreso de visitas es restringido solo para fines de estudio o investigación, no para visitas regulares. Sin querer subestimar la belleza natural de otros sitios, pero se pretende promocionar turísticamente otros lugares donde no hay ni luz eléctrica, ni agua, peor infraestructura adecuada para recibir turistas, sin considerar que por su naturaleza y ubicación geográfica, no son sitios que garantizan seguridad ni de navegación, ni de eventuales construcciones que ahí se hagan (no me refiero a Santa Clara). Son bancos inestables de arena, que ya han sufrido graves daños por efecto de aguajes y mareas. Entonces, ¿Cuales son esos beneficios que nos ofrece el señor alcalde (Clemente Bravo) en el ámbito turístico y económico en general? Con todo respeto, como dije al comienzo, pero es asombroso ver la desidia e incompetencia de todas y cada una de las autoridades involucradas o llamadas a responder, controlar y regular lo que pasa en Jambelí.

No es mi intención emitir una crítica sin sentido ni fundamentos. Solo basta venir a Jambelí y comprobar que nos hace falta mucho, principalmente, en lo que respecta a seguridad frente a los aguajes, control y regulación de espacios públicos. Mientras tanto, seguiremos en nuestro puesto, haciendo un gran esfuerzo por brindar un servicio óptimo a quienes nos visitan, sin bajar la guardia ante las adversidades. Es un orgullo ser parte de este pequeño rincón del Ecuador. ¡Así sea!

Fuente: Diario Correo.

0 Comments

Leave a Comment

CAPTCHA *

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password