‘Manuco’ no vive en paz por su pasado de ‘malo’

Durante cinco años “Manuco” prestó sus servicios al mal transportando droga, robando vehículos y en secuestros.

Este personaje no terminó los estudios secundarios, porque más amor le tenía a la pelota y pasaba jornadas interminables en las canchas, haciendo ejercicio y viendo pasar el tiempo.

Trabajó como albañil, guardián y hasta incursionó entreteniendo a mujeres por medio de bailes eróticos.

Reconoce que personas que conoció de adulto influyeron en su cambio de conducta al extremo de vincularse a bandas delictivas que operaban en varias provincias del país.

Según “Manuco”, contar con licencia profesional fue un soporte fundamental para salir adelante en su oficio de villano.

 

Historia. En el 2010, mientras cuidaba una urbanización privada, recibió la visita de un amigo para pedirle que lo acompañara a la Sierra. Requerían de un chofer profesional que llevara una camioneta. La única condición era viajar en la madrugada y no hacer preguntas. El viaje le generaría 200 dólares.

Estando en el objetivo dejó la camioneta. “Manuco” pensó que allí terminaría todo, pero antes del pago le advirtieron que debía volver a Manabí con otro automotor, bajo los mismos términos.

 

Droga. En esa ocasión viajaba solo, pero metros más adelante irían sus conocidos para resguardarlo. Tras llegar a Manta le pagaron lo pactado. “Fue el dinero más fácil que me he ganado en mi vida”, manifestó.

Con el recurso, agregó, se compró un celular sofisticado. No le alcanzó para más. Sin embargo esa misma semana recibió otra llamada para repetir la historia.

El chofer pidió claridad y que le explicaran lo realizado. Entonces recibió como respuesta que los vehículos que llevaba eran adecuados para tráfico de drogas.

“Traíamos entre 45 y 50 kilos en cada viaje y la historia se repetía dos veces por semana”, sostuvo.

El trabajo se mantuvo por más de tres años, y en ese tiempo solo una vez tuvo incidentes con una patrulla policial; por tal motivo dejó de viajar, pero se dedicó junto a sus amigos a conducir vehículos para secuestros y robos de vehículos.

El asesinato de tres de sus allegados, incluyendo a quien lo ingresó al grupo, lo motivó a dejar los malos pasos.

Vive con temor a represalias.

Su pasado, literalmente, no lo deja vivir en paz.

 

0 Comments

    Leave a Comment

    Login

    Welcome! Login in to your account

    Remember meLost your password?

    Lost Password