En Bucay, la magia del artista se descubre detrás del reciclaje

Madera, plástico, alambre, piedras y casi cualquier material es útil para los artesanos de Bucay. Ellos los transforman en obras de arte. El sitio donde exhiben sus trabajos está ubicado en las instalaciones del Tren Ecuador.

Allí se creó una plaza para mostrar gratuitamente las obras a los turistas que llegan. En el lugar, un grupo folclórico realiza la presentación a los viajeros. Junto a este espacio se levanta una estructura de cemento techada y adornada con madera que se funde con el entorno y con más de una docena de artistas.

Los artistas trabajan, por ejemplo, en grabados sobre madera que se hacen con una dosis no muy alta de calor. Las llamas se distribuyen en porciones controladas y sirven para que artistas como Xavier Hidalgo plasmen e integren imágenes de todo tipo. Este proceso se denomina pirograbado. Hidalgo, guayaquileño de 32 años, quien no tuvo oportunidades laborales en la ciudad decidió migrar hasta Bucay, donde reside desde hace 3 años. Logró transformar el don del dibujo y adecuarlo a la textura de la madera. También plasma sus creaciones sobre camisetas. “Desde que empecé traté de tener novedades, artículos que otros no pueden dar, como los diseños en madera o los troncos fosilizados que vendo en $ 50.

Los visitantes nacionales son los que más me hacen el gasto”, dijo.  Este guayaquileño en un buen día de ventas logra ganar $ 200. Asegura que el éxito se debe a la calidad de la madera con la que trabaja y que abunda en el sector.  El local artístico intensifica el movimiento económico del cantón guayasense los fines de semana y feriados. Esos días atienden de 09:00 a 17:00.

De El Oro para Bucay

Para Elvia María Sinalanauga, quien lleva 4 años vendiendo artesanías, el tren ha sido casi una bendición porque muchos servicios han mejorado. Elvia, oriunda del cantón Pasaje de la provincia de El Oro, lleva 15 años viviendo en Bucay y 4 años trabajando en la Plaza de Arte, tiempo que coincide con el regreso del tren la localidad.

Ella ha llevado el reciclaje al nivel artístico. Reutiliza, por ejemplo, alambre de cobre para elaborar árboles en miniaturas o bonsáis que adorna con cristales que se forman con piedras de varios colores. Los costos de las creaciones dependerán del tiempo y la cantidad de material utilizado.

Los más elaborados que pueden tardar hasta 2 días cuestan $ 15. Otros que tardan entre 3 y 4 horas están entre $ 8 y $ 5, negociables. La creación de collares con dijes en forma de árbol es otra de las opciones a disposición de los visitantes.   “Este no es un trabajo que permita hacer grandes fortunas, pero sí nos proporciona una alternativa”, menciona la mujer.

Otra opción es el ecoturismo

El cantón a más de artesanías, tiene espacios naturales para el ecoturismo, como son las cascadas Piedra Blanca en la vía La Esperanza. Allí se pueden hacer deportes extremos y avistar la fauna y flora propias de la zona. Otra alternativa es visitar los balnearios de Agua Clara y San Antonio.

La oferta hotelera también se ha desarrollado. Hay cómodas opciones y diversos precios. Se puede rentar una habitación desde $ 10 por persona. De esta manera, Bucay espera seguir impulsando su desarrollo artístico y natural. (I)

Fuente: El Telégrafo

0 Comments

Leave a Comment

CAPTCHA *

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password