Celular, ayuda y distracción en día de consulta popular

“Saludos desde mi casa a todos los que les tocó estar en junta (receptora del voto)”. Es la leyenda de un meme (imagen con mensaje jocoso) que le llegó ayer al celular de Pablo Molina. Se lo envió un amigo y lo recibió con una mezcla de agrado y molestia. Este joven de 22 años acudió pasadas las 06:30 al colegio Ismael Pérez Pazmiño, en el norte de Guayaquil, para integrar una de las 23 juntas receptoras del voto (JRV) de este centro educativo.

Pablo y el resto de jóvenes, que eran parte de la mesa electoral, usaron sus teléfonos –indicaron– para estar informados de lo que sucedía en torno al referéndum y consulta popular. No obstante, reconocieron que también buscaban distraerse porque este tipo de jornadas son ‘aburridas’. Fausto Mora, de 25 años, dijo que era la tercera vez que integraba una JRV.

Revise aquí los resultados de la consulta popular

En Guayas se instalaron más de 400 recintos electorales. En varios de estos sitios de votación era notorio el uso del celular, sobre todo, en el personal a cargo de las JRV, del Consejo Nacional Electoral (CNE) y uniformados de la Policía y de las Fuerzas Armadas (FF.AA.).

“Estoy estudiando…, estudio Medicina”, aseguró una de las jóvenes de la mesa 251, del recinto electoral que funcionó en la Unidad Educativa Matilde Amador Santistevan, quien prefirió no identificarse y que minutos antes de ser consultada revisaba su teléfono.

En este mismo recinto de la parroquia Tarqui, que consta en la circunscripción 2, Katherine Martínez, del CNE, ayudaba a una decena de ciudadanos a ubicar su mesa de votación. “¡Niña, ayúdeme!”, “¿dónde voto?”, eran parte de los pedidos. En el coliseo del plantel, un militar también colaboraba –con su dispositivo– y consultaba el número de junta de votación de los electores que dijeron estar ‘perdidos’.

El uso de estos artefactos de comunicación también ayudó para coordinar la entrega de almuerzos para los miembros de las JRV. Ana Vareles, de 24 años, conformaba una de las mesas de votación en la Facultad de Educación Física de la Universidad de Guayaquil. Dijo que les había pedido a sus padres que le llevaran una hamburguesa y papas para aplacar el hambre. “Van a venir de Miraflores”, contó la joven que egresó de Publicidad.

Los smartphones, no solo dieron un respiro a los miembros de las JRV, agentes policiales y miembros de FF.AA. también revisaron sus celulares. Por ejemplo, en el edificio de la carrera de Ingeniería en Sistemas, de la Estatal, en P. Icaza y Córdova, en el centro, dos policías chequeaban sus dispositivos.

En el país hay más de 15 millones de líneas de telefonía móvil, según la Agencia de Control y Regulación de las Telecomunicaciones, Arcotel. (I)

Fuente: El Universo

0 Comments

Leave a Comment

CAPTCHA *

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password