Asociación para delinquir

Francisco Huerta Montalvo

Perdonen que insista. A riesgo de resultar necio, el propósito es sembrar hondo en la conciencia de la nación, para que fructifique en rechazo, la certeza de que el Ecuador, en cuanto a temas de corrupción, a más de los que de ordinario desgraciadamente se producen, ha venido sufriendo los negativos impactos de una asociación para delinquir que, gozando de poder político, preparó todo un aparataje jurídico y judicial destinado a garantizarles impunidad a los delincuentes de una pandilla concebida como partido político.

(Declaro, porque es de justicia, saber que en ese grupo político que se promovió como de manos limpias, se alinearon ecuatorianos que honestamente adherían a la voluntad de cambiar la República, inspirados en altos ideales. Mucho que modificar había en el pasado, incluidos una buena cantidad de casos de corrupción, algunos de los cuales yo mismo denuncié a su tiempo.)

En efecto, ahora ya nadie lo duda; vivarachos de distinto origen ideológico, desde la derecha plutocrática a la izquierda “infantil”, unificados en el afán de asaltar a la patria para enriquecerse vertiginosamente, fueron montando, con astucia digna de mejor causa, todo el sistema y la estructura requeridos para tomar en plenitud la dirección de la institucionalidad pública destinada al control. Así, aprovecharon el ser ampliamente hegemónicos en Montecristi para, de apuro, imponer la actual Carta Constitucional. Allí establecieron, con cinismo impúdico, una denominada: Función de Transparencia y Control Social, que la integraron a su gusto y para su obsecuente manejo, tal cual todas las otras funciones.

Toca entonces, siguiendo pasos ya dados, desmontar la maquinaria de corrupción, de modo que la impunidad garantizada no continúe estimulando los actos delincuenciales.

Sé que hacerlo no es fácil, pero es imperativo si se quiere salvar al país.

Por supuesto, concibo la tarea como un deber de todos los buenos ciudadanos y es grato volver a consignar que se está avanzando notablemente en ese camino. León Roldós ha convocado a la Universidad a seguirlo y con ella lo hará el Ecuador. ¡Viva la U!

0 Comments

Leave a Comment

CAPTCHA *

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password